Publicado: 29 de Septiembre de 2017 a las 11:30

Las premisas a la hora de decorar nuestro hogar siempre deben ser conseguir una iluminación intimista, acogedora y que nos transmita sensación de paz en cada rincón. Para ello debemos ser conscientes de algunas máximas: cómo saber utilizar la luz indirecta y, sobre todo, aprenden a utilizar al máximo la luz natural porque es nuestro mejor recurso.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar lámparas?
Es necesario tener muy claro a qué lugar del hogar van a ser destinadas, y que podamos cambiar con facilidad el tipo de bombilla. Tanto por el consumo como por la temperatura de la bombilla. Es decir nunca será igual en la cocina que necesitamos una luz más fría e intensa que en el comedor donde lo ideal será conseguir calidez.

¿Qué diferencia hay entre iluminación directa e indirecta?
La iluminación directa es adecuada para resaltar determinados objetos decorativos, cuadros o esculturas, y la indirecta para tener una luz agradable general en una determinada estancia. Es decir, a grandes rasgos debemos usar sólo la directa en contadas ocasiones y contar la indirecta como la base de nuestra iluminación.

¿Qué color de luz es mas aconsejable para una vivienda?
Para zonas de trabajo, cocina y baño lámparas con una temperatura de 4000 g.Kelvin , que sería una luz más blanca y, al mismo tiempo, más fría. Para zonas como el comedor y dormitorio con 3000 o 3300 g.Kelvin, puesto que necesitamos que sea mas cálida. Cuidado, porque por debajo de estos grados resulta una luz muy amarilla

¿Algún truco o recomendación general para iluminar nuestra casa?
Siempre tenemos que combinar luces directas a elementos decorativos y luces indirectas. Nunca podemos concebir toda la vivienda a base de luces empotradas en el techo. Nos daría aspecto de tienda de decoración o de casa impersonal.