Publicado: 24 de Agosto de 2017

Las ventanas viejas, no estancas, hacen derrochar mucho dinero en calefacción y aire acondicionado. Esto no tiene por qué ser así, dado que las ventanas termo aislantes actuales realizan una aportación fundamental al ahorro de energía, cuanto mejor es el aislamiento térmico de las ventanas, menos energía se consume y más baja es la factura de la climatización. Además, existen unos requerimientos legales al aislamiento térmico, que obligan a instalar unas ventanas energéticamente eficentes, tanto en el caso de obra nueva como en el de rehabilitación.